Anticipan una pelea intensa por escaños y curules; Plan C, en juego

Ciudad de México.- Al menos 20 de las 32 entidades federativas y 80 de los 300 distritos electorales federales para integrar el próximo Senado de la República y la nueva Cámara de Diputados tendrán un alto nivel de competencia, no sólo porque en ellos abundarán los candidatos, sino porque la disputa por cada voto se prevé cerrada por los mismos partidos.

De acuerdo con los propios anuncios oficiales de las coaliciones, de la documentación que han entregado al Instituto Nacional Electoral (INE) y de las estimaciones de los propios integrantes de las cúpulas partidistas, las elecciones del próximo 2 de junio no sólo tendrán como arena de disputa el triunfo en la Presidencia, sino, por primera vez, los ciudadanos ponen especial atención a la integración del Senado y la Cámara de Diputados.

El interés parte, a decir de los mismos dirigentes partidistas, del objetivo del gobierno morenista de lograr la mayoría calificada en ambas Cámaras; es decir, al menos 86 de los 128 senadores y 334 de los 500 diputados federales, a fin de no tener la necesidad de lograr acuerdos con sus adversarios para cambiar la Constitución y, de esa manera, avanzar en el rediseño de la estructura del Estado mexicano, sin que las minorías tengan posibilidades de impugnarla, y que, de acuerdo con los dirigentes de Morena, se denomina el Plan C.

Y frente a esa intención del oficialismo, la oposición, que está dividida en dos bloques; uno integrado por PAN-PRI y PRD y el otro donde está solo Movimiento Ciudadano, han anunciado su intención de impedir que Morena logre mayorías en el Poder Legislativo, porque México no puede destruir sus instituciones democráticas, de acuerdo con declaraciones públicas de sus dirigentes.

Así, por primera vez desde que las elecciones federales son organizadas por ciudadanos, hay atención ciudadana en la próxima integración del Congreso de la Unión.

En el Senado, en al menos 20 de las 32 entidades federativas se esperan competencias reñidas.

De esas 20, en 12 habrá incluso un número mayor de candidatos, porque las dos principales coaliciones irán por separado en algunos de ellos y porque Movimiento Ciudadano tiene una presencia importante en ellas.

Las dos entidades donde habrá más competencia por el Senado, no sólo por el número de competidores, sino por la decisión de ganar los escaños de mayoría relativa y de primera minoría, son Guanajuato y Oaxaca, pues en ellas habrá cinco fórmulas: una de Morena, otra del PAN, otra del PRI, una más del Verde y una del PRD.

En otras dos, Campeche y Chihuahua, habrá hasta cuatro candidatos con altas posibilidades de ganar: uno de Morena; uno del Verde; uno de la coalición Fuerza y Corazón por México, que integran PAN, PRI y PRD, y uno más de Movimiento Ciudadano, cuyos aspirantes al Senado quedaron en el segundo lugar en las recientes competencias por las gubernaturas.

En otras ocho, Baja California, Chiapas, Hidalgo, Sonora, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas y Tlaxcala, habrá tres fórmulas fuertes: una de Morena; una de la coalición PAN, PRI, PRD y una más del Partido Verde.

Hay otras tres que tendrán también tres fórmulas fuertes, pero donde MC tiene altas posibilidades de ganar: Jalisco, Nuevo León y Nayarit, donde compiten las fórmulas de la coalición Sigamos Hacienda Historia, integrada por Morena, PVEM y PT; la coalición PAN, PRI y PRD, y Movimiento Ciudadano.

Pero, además, hay otras cinco entidades, Ciudad de México, Durango, Sinaloa, Veracruz y Yucatán, donde los propios dirigentes partidistas prevén que la disputa electoral será fuerte entre los dos polos políticos existentes: el que encabeza Morena y el que encabeza el PAN.

Y para la Cámara de Diputados, la previsión de los propios partidos es que al menos en 80 distritos la competencia será fuerte.

Fuente: Agencia

error: Content is protected !!