60 muertos y 115 heridos deja ataque terrorista en Moscú

Moscú.- Una explosión y un tiroteo tuvieron lugar este viernes en la sala de conciertos Crocus City Hall, en Krasnogorsk, a las afueras de la capital de Rusia, Moscú, que dejaron la menos 115 heridos y 60 muertos. Videos compartidos en redes sociales muestran a la gente que estaba disfrutando de un show del grupo Piknik huyendo del salón, así como una densa nube de humo negro saliendo del sitio y se reportó también el colapso del techo del sitio. Inclusive, la agencia TASS dijo que un tercio del edificio está en llamas.

Imágenes difundidas muestran tres personas vestidas con ropa de camuflaje, irrumpiendo en el lugar y abriendo fuego indiscriminadamente en el interior de la sala usando fusiles automáticos. Otros videos muestran los cuerpos yaciendo en el suelo entre manchas de sangre. No obstante, servicios de emergencia no pudieron determinar aún si hubo más atacantes, por lo que se consideran hasta cinco tiradores. El medio RT mencionó que “hay reportes de que varios atacantes se han atrincherado dentro de Crocus City Hall”.

De momento, se está llevando a cabo la evacuación y la evaluación del edificio. Al menos unas 100 salieron por el subsuelo del lugar mientras otro tanto, que llegaron hasta el techo, están siendo rescatadas con equipos especiales para dicha altura.

Un periodista de la agencia RIA Novosti comentó que “a las personas en la sala se las hizo acostarse en el suelo para protegerlas de los disparos durante 15 o 20 minutos” y agregó que a gente empezó a salir cuando ya no había peligro.

El gobernador Andréi Vorobiov ya está en el lugar de los hechos y anunció la creación de una unidad de trabajo especial, que incluye a los efectivos del Escuadrón Especial de Respuesta Rápida de la Guardia Nacional y los antidisturbios, para controlar la situación. También trabajan bomberos, asistidos por un helicóptero, y más de 70 ambulancias. Se espera el arribo inminente de otros dos helicópteros.

Por su parte, el alcalde de la capital, Sergei Sobyanin, delcaró que “ocurrió una terrible tragedia. Mi más sentido pésame a los seres queridos de las víctimas. Di órdenes de brindar toda la asistencia necesaria a todos los que sufrieron durante el incidente”, mientras la defensora del pueblo, Tatiana Moskalkova, lo calificó de “ataque terrorista”. Inclusive, el Ministerio de Asuntos Exteriores pidió a toda la comunidad internacional condenar este hecho: “¡Toda la comunidad internacional debe condenar este crimen odioso”.

La Dirección General de Investigación del Comité de la Federación Rusa en la materia ya abrió una causa penal en virtud del artículo 205, sobre actos terroristas.

La Casa Blanca lamentó este episodio y dijo que se trataba de un hecho “terrible”. “Las imágenes son simplemente horribles y duras de ver. Nuestros pensamientos van a estar con las víctimas de este terrible ataque a tiros. Hay algunas madres, padres, hermanos e hijos que aún no han recibido la noticia. Va a ser un día duro”, sostuvo el asesor de Seguridad Nacional, John Kirby, quien descartó también que hubiera indicios de una participación Ucraniana. Más tarde, la Embajada del Reino Unido local y el portavoz adjunto del Secretario General de la ONU, Farhan Haq, extendieron su más sentido pésame.

El Crocus City Hall tiene capacidad para unas 6.000 personas aunque aún no se confirmó aún cuántas personas estaban presentes en este concierto.

Este episodio se produjo después de que, a principios de mes, la Embajada de Estados Unidos en Rusia emitiera un comunicado en el que llamaba a sus nacionales en el país evitar lugares concurridos en la capital ante la inminencia de un atentado. La advertencia fue replicada por la embajada británica. “La embajada está monitoreando los informes de que los extremistas tienen planes inminentes para atacar grandes reuniones en Moscú, incluidos conciertos”, se especificó entonces, a lo que Putin respondió describiendo estos avisos como “un intento de intimidar y desestabilizar nuestra sociedad”.

“Permítanme recordarles las recientes declaraciones, francamente provocadoras, de varias estructuras oficiales occidentales sobre la posibilidad de ataques terroristas en Rusia. Todo eso parece un abierto chantaje absoluto y un intento de intimidar y desestabilizar nuestra sociedad”, comentó el líder del Kremlin esta semana durante una reunión con el FSB.

Hasta el momento, no ha habido ninguna reivindicación de la autoría de lo que es ya el peor ataque terrorista en Rusia en dos décadas, pero las autoridades locales procedieron a la suspensión de “todas las actividades masivas, deportivas, culturales y otras” en la capital y se extremaron las medidas de seguridad en los aeropuertos de la zona.

Fuente: Agencia

error: Content is protected !!