El beso de despedida

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Si alguien me preguntara: “¿cuál es el primer disco que consideras significativo en tu vida?”, sin dudarlo contestaría Dynasty de Kiss. Aquel disco que se editó en 1979 y que conocí algunos años más tarde, cuando yo tendría quizá unos tres o cuatro años de edad, y que entre su track list de nueve temas contiene el legendario “I Was Made For Lovin’ You” que seguramente es la canción más exitosa y conocida de la banda, además de “Sure Know Something”, “Dirty Livin’” y “Hard Times”, entre otros éxitos.

Contar la historia de la legendaria banda estaría demás, pues con más de 40 años en la escena musical, los éxitos, anécdotas y desastres deben ser innumerables, además de que tienen una legión interminable de fanáticos en el mundo que se hacen llamar Kiss Army (ejército Kiss) que seguramente conocen historias con más detalle. Lo que sí es seguro, es que al anunciar Kiss su despedida, se proscribe también el que puede ser el grupo más representativo del hard rock en el mundo.

Es imposible hablar de Kiss sin que nos imaginemos a sus característicos y famosos personajes: Gene Simmons personificando a The Demon (El demonio), aquél que en el escenario escupe sangre, devora pollitos, exhala fuego y hace un espectáculo tétrico y fabuloso con su bajo en forma de hacha. Paul Stanley, quien es Starchild (el niño estrella), vocalista principal de la banda y autor de muchos de sus más grandes éxitos junto con Simmons; su personaje se caracteriza por ser andrógino y la estrella en el ojo derecho, además, porque destruye su guitarra al finalizar sus presentaciones en vivo. Simmons y Stanley son los líderes de la agrupación. La alineación original estuvo conformada también por Ace Frehley y su personaje de Sapace-Ace o Spaceman (el hombre del espacio), el guitarrista principal de la banda y su integrante más carismático, pero que tras el éxito y saberse el miembro que más gustaba a la gente, se hundió en las adicciones y fue prácticamente expulsado de la banda en 1982. Y Peter Criss maquillado como Catman (el hombre gato), baterista y ocasional cantante de las baladas de la banda y que la abandonó en 1980 después del disco “Unmasked”. Dos músicos más se caracterizaron con personajes, pero poco les duró el gusto, Eric Carr que sustituyó a Peter Criss fue “The Fox” (el zorro) y Vinnie Vincent que sustituyó a Ace Frehley fue “The Wizard” (el mago). En la década de los 80’s y parte de los 90’s otros integrantes pasaron por la batería y la guitarra principal de Kiss como Mark St. John, Bruce Kullick, Tommy Thayer y Eric Singer, hasta el reencuentro de los integrantes originales en 1995, cuando grabaron el MTV Unplugged.

Es sabido también de la gran influencia de Kiss en otros artistas que les han homenajeado y grabado sus propias versiones de los éxitos de la agrupación, además de que toda la pirotecnia, excentricidades y teatralidad en el escenario han dejado un referente en todas las agrupaciones que buscan tener un espectáculo en vivo de calidad. Se dice que fue Kiss, la primer banda que utilizó todos esos elementos arriba del escenario, lo que enmarcaba perfecto su aspecto, música y misterio.

Kiss a pesar de ser extensamente reconocidos e influencia de grandes agrupaciones de rock/pop y cantantes, nunca han ganado un Grammy, tampoco pertenecen al Salón de la Fama del Rock por extraño que parezca y tampoco han tenido un número uno en el conteo de canciones exitosas; sin embargo, eso no demerita su legado dentro de la música y su importancia como agrupación por los aportes a la elaboración de un entretenimiento más rebuscado. Sus canciones de  estructura sencilla y sumamente pegajosas, los convirtieron en emblemas de la rebeldía de la juventud de los setentas y de los primeros sonidos del metal utilizados dentro del rock. Sin Kiss, no hubiéramos conocido el sonido poderoso de la música, la tecnología en el escenario y las más metaleras guitarras en la música.

44 años de trayectoria pueden ser desgastantes para cualquier artista, pero no para Kiss, que aunque no han grabado un material inédito desde 2012, siempre tuvieron el talento para mantenerse dominantes y en el gusto de la gente. Hace un año, Gene Simmons decía que ya no tenía interés de grabar un disco con la banda por la forma en cómo ha evolucionado la industria de la música, pues siempre se ha pronunciado en contra de plataformas como Spotify o iTunes. Así pues, argumentaba que si la banda se reunía para trabajar en un nuevo disco, sería en las condiciones que ellos le pusieran a la disquera y si no, Kiss se acabaría. Y lo cumplió.

No se ha anunciado aún la fecha de la gira de despedida que ya se sabe llevará por título “The End Of The Road” (El final del camino), ni tampoco se ha dicho cuáles son los países que visitarán. Sin embargo y a pesar de la edad de los miembros que actualmente la conforman, Paul Stanley con 66 años; Gene Simmons de 69 años; Eric Singer de 60 años y Tommy Thayer de 57 años; no deja de ser una despedida que todos los admiradores de la banda sentimos en el corazón. El principio del fin de Kiss está por llegar.

error: Contenido protegido !!