La X en la frente

Moisés Molina

EL JUEGO PERVERSO DE COPARMEX

Leí con atención el tibio comunicado de prensa que algunos amigos –respetable– calificaron de “agresivo”, “duro”, “fuerte”, que Coparmex “Centro Empresarial de Oaxaca” envió, sin destinatario a los medios de comunicación, no sé si con intención de confundir, a quienes convenía hacerlo o ante la falta de consenso o sin el conocimiento o consentimiento de sus integrantes, tímidamente omitieron destinatario en el reparto de opinión y sobre todo amenazas y exigencias encubiertas.

Y es que no es la primera vez que Coparmex Oaxaca difunde documentos dirigidos al gobernador del Estado sin mencionarlo, dejando las palabras al aire.

Mueve a sospecha que esta última misiva consigne como remitente al “CONSEJO DIRECTIVO CENTRO EMPRESARIAL OAXACA S.P,” es decir, la responsabilidad del texto es compartida. De ahí que, de buena fe, quiero pensar que todos sus integrantes leyeron y aprobaron el documento.

Este caso me recuerda mis lecciones universitarias sobre la TEORÍA DE LA ACCIÓN COLECTIVA.

Claramente, Coparmex es un GRUPO DE INTERÉS, que se aleja peligrosamente y cada vez más de sus características teóricas, poniendo en tela de juicio a socios que muy probablemente no conozcan, más que superficialmente, la politización de este asunto, poniendo en tela de juicio sus valores y excelencia que la sociedad oaxaqueña les reconoce. Omito sus razones  sociales porque  mi interés no es causar daño, sino informar a quienes desconocen, que están usando su prestigio con fines políticos, porque algunos no son proveedores del Gobierno del Estado, ni tienen intervención alguna en este asunto que puede alcanzar dimensiones insospechadas, afectando seriamente la confianza social y sus ingresos.

¿Qué CARACTERÍSTICAS definen a un GRUPO DE INTERÉS aquí y en la mayor parte del mundo? De acuerdo al académico español Josep M. Vallés, se caracterizan por:

  1. Ser ASOCIACIONES VOLUNTARIAS, cuyo objetivo principal es INFLUIR SOBRE EL PROCESO POLÍTICO, defendiendo propuestas que afectan a un sector determinado de la comunidad;
  2. Estos grupos se proponen participar en la ELABORACIÓN de las DECISIONES POLÍTICAS relacionadas con los intereses del sector, pero sin asumir RESPONSABILIDADES INSTITUCIONALES;
  3. Actúan sobre las INSTITUCIONES, pero sin EJERCER EL PODER que éstas administran.

También llamados GRUPOS DE PRESIÓN, NO PERSIGUEN OCUPAR EL PODER INSTITUCIONAL, sino PRESIONAR sobre el mismo.

Los grupos de interés o de presión tienen una clasificación a partir de los intereses que defienden. COPARMEX es claramente un grupo de interés relacionado con la ESFERA ECONÓMICA que se organizan en función de sus posiciones en el ÁMBITO DE SUS RELACIONES ECONÓMICAS.

Es una Asociación Patronal que a su vez pertenece a otra muy poderosa: el CONSEJO COORDINADOR EMPRESARIAL, cuyo expresidente además de reelegirse mostró, aunque con mucha indecisión, su deseo COMPETIR POR EL GOBIERNO DE OAXACA, desvirtuando a la institución y buscando a todas luces ejercer el PODER POLÍTICO. Falta grave por dolo o por ignorancia, porque representaba miles de socios en todo el país. Su cercanía con el poder no era para la defensa del empresariado, sino egoístamente, para ganar simpatías en la cúpula gubernamental y no salir del sistema.

Hoy, Gerardo Gutiérrez Candiani es, por decisión POLÍTICA, titular de las Zonas Económicas Especiales y principal responsable de todo lo que se esconde detrás de estos cada vez más cuidados comunicados de prensa de Coparmex Oaxaca, su ALMA MATER. Aunque sea público y evidente que es el primer empresario sin empresa que llegó a tener la más alta responsabilidad para defender a los patrones del país, cuando lo que realmente hacía era defender intereses políticos para congraciase y como hoy, formar parte del sistema político y empresarial a la vez.

Su grupo de interés no fue más que un medio solapador del poder público, para alcanzar la realización personal.

El más reciente comunicado de Coparmex Oaxaca, por su contenido, ameritaba una conferencia de prensa, una entrevista colectiva o en solitario de su titular RAÚL RUIZ ROBLES, que aglutina, al menos, 40, sí 40 socios de  los 36 mil que COPARMEX NACIONAL presume en su portal; y principal agremiado del poderoso, CONSEJO COORDINADOR EMPRESARIAL, que aglutina todo tipo de agrupaciones representadas por un PATRÓN.

El CCE en México es un PODER FÁCTICO que no solo influye en la formulación de las leyes y políticas públicas que tienen que ver con su objeto social, sino que desde hace tiempo, EJERCE su poder fáctico para tener a PATRONES y familiares en las nóminas, al menos de dos poderes: Ejecutivo y Lgislativo.

En Oaxaca, el empresariado, exige REPRESIÓN a los jóvenes normalistas y a la Sección 22, porque saben el resultado. Quieren que Alejandro Murat Hinojosa caiga como su Ulises Ruiz, en la trampa, conociendo de antemano el resultado. Lo patrones estarían alimentando el desorden social, cobrando también en la nómina del gobierno como funcionarios, empleados o proveedores y preparándose para el asalto al poder como mecenas adoradores de Marx y no como “el mal gobierno” que a cada momento escuchamos o vemos en las bardas, que quieren que muera.

La clase empresarial de México quiere, silenciosamente, desplazar a la clase política y ejercer el poder INSTITUCIONAL.

A quien lo dude que se pregunte, ¿por qué ganó “El Bronco”, la gubernatura de uno de los estados más prósperos y con una de las listas nominales más abultadas del país, como Nuevo León y como CANDIDATO INDEPENDIENTE?

La mayor debilidad de las candidaturas independientes, académicamente, es el FINANCIAMIENTO, a todas luces desproporcionado, en comparación con el que reciben los partidos políticos, en campaña. ¿Quién le financió la campaña y la JORNADA ELECTORAL, con todo lo que ello implica?

“El Bronco” fue el instrumento empresarial de acceso al poder político de Nuevo León. Dicen que hubo dinero no solamente del empresariado de Nuevo León, sino de otros estados con prosperidad industrial y comercial.

A Oaxaca no vino –con todo y porra– a hacer proselitismo de cara a 2018, de nueva cuenta como candidato independiente, si en Oaxaca no hay industria y al comercio; lo dejaron en bancarrota –y espero que después de esto COPARMEX OAXACA no pierda socios. Muy probablemente vino a PRESIONAR, a nombre de todos los empresarios del país adheridos al CCE y del propio Gutiérrez Candiani, para que a como dé lugar, se le pague, no a los EMPRESARIOS, sino a la cúpula de COPARMEX OAXACA, la deuda que, como parte de la pesadilla financiera, nos dejó Gabino Cué.

Eso debe preocuparnos. Conocemos el daño que empresarios ignorantes, insensibles y sin vocación de servir, juegan a la política porque el dinero ya no les basta; que quieren volar alto y rápido para sentir el frenesí del poder institucional legalmente reconocido sobre los ciudadanos. Buscan algo que el dinero no llena.

En este orden de ideas y con la teoría, como siempre, hecha añicos, vale la pena volverse a preguntar. ¿Quién protege a Gabino? ¿Por qué cada mes pisa la cárcel un ex gobernador y hasta se hacen quinielas, donde Gabino no aparece? ¿Por qué se toma, cínicamente fotos en eventos sociales, donde pueden aprehenderlo con toda facilidad? ¿Por qué Germán Tenorio viaja, sin rubor en aerolíneas comerciales, habiendo presuntamente comprado, con dinero del pueblo, su propio avión? ¿Por qué el ex secretario de las infraestructuras puso un restaurant en la zona más exclusiva de la Ciudad de México y otro en Nueva York, con mi dinero y el de usted –amable lector? ¿Por qué Zorrilla, Vargas Varela, Arnaud Viñas, Jorge Castillo, despiertan la ira del pueblo que se desencanta e impotentemente, pierde la fe y descarga su malestar contra el gobierno en turno?

Estaba todo listo para dejar el gobierno. Solo faltaba una cosa: IMPUNIDAD.

Con el Gobernador Electo, Alejandro Murat, toparon con pared, una y otra vez. El joven Murat, como usted y como yo, quería ver a Gabino cuanto antes en manos de la justicia pronta y expedita, pero se habría atravesado Gutiérrez Candiani, el salvador, que sigue siendo a la par, EL PODER TRAS EL TRONO de los empresarios de México y jefe de esa entidad jurídico-política, llamada “ZONAS ECONÓMICAS ESPECIALES”. Él, habría sido el principal protector de los saqueadores.

El padre UVI habla en entrevista de 500 mil millones, como monto real de la deuda y no 25 mil millones como se nos sigue diciendo; faltaba el marketero, el que tendiera puentes, el que encontrara nichos de mercado, el que se pusiera el delantal y lavara el dinero mal habido.

Aquí fue al revés. La política nunca les interesó, “que Oaxaca se joda”, escribió mucho antes Ciro Gómez Leyva. El plan era perfecto. Jorge Castillo habría sido algo más que un Fouché o un Maquiavelo. Con satisfacción de los oaxaqueños, lo corrieron del gobierno, pero para dedicarse de tiempo completo a buscar lugares, giros, precios, cálculos, nichos de mercado, manejo de información pagada para sobre llevar lo que ha sido el peor gobierno en la historia del país.

Oaxaca bondadosamente y con esperanza en 2010, hizo gobernador a un ladrón con cara de imbécil.

Castillo habría hábilmente junto con Gerardo, encontrado la manera de que todo quedara en familia y permitiera, con todo el cinismo y desparpajo, que a toda costa y a cualquier precio, aunque hubiese un muerto de por medio en los servicios de salud, que Gabino Cué sintiera el manto de la impunidad al decir, en entrevista, que la deuda de su gobierno con los empresarios oaxaqueños sí se iba a pagar, pero en “la próxima administración”.

No es difícil creer que robaron dinero público para edificar sus empresas y mansiones y alimentar a sus principales aliados: LOS POZOLEROS, una facción de líderes de la Sección 22, que como tontos útiles, quemaron las puertas de dos colegios, mientras la representación de la mayoría del profesorado estaba con el gobernador acordando civilizadamente los puntos de su pliego petitorio.

Financiaban lo plantones y movilizaciones para otro 2016 y los mecenas y exigían al mismo tiempo al gobierno, la REPRESIÓN CONTRA EL MOVIMIENTO estudiantil magisterial y el menosprecio por los derechos humanos. SUBESTIMARON AL JOVEN GOBERNADOR y el pliego petitorio ha sido recibido y en negociación.

Es el juego perverso para tener un empresario de su cofradía, como gobernador de Oaxaca.

Es por ello que cada vez con más timidez (ya se dio cuenta en qué lo están metiendo), no los empresarios, sino UNA PERSONA, RAÚL RUIZ ROBLES, HERMANO del expresidente de la amafiada DIRIGENCIA DE COPARMEX OAXACA, reclama y amenaza “no al gobierno”, dice en su panfleto, sino a los funcionarios del gobierno pasado que incumplieron su promesa de pago. La ingenuidad de algunos patrones oaxaqueños que sí dejaron de percibir sus pagos, miran con rencor e impotencia a Gabino y a Alejandro.

¿Porque RAÚL RUIZ ROBLES y sus allegados no mencionan NOMBRES Y APELLIDOS? ¿Por qué ellos no perdieron un solo peso?

Solo le tapan el ojo al macho por el miedo que les invade al imaginar un encuentro cara a cara con el gobernador, que con madurez, tacto, oficio y sin pretextos les tomó protesta, para seguirles el juego.

Quienes no son de la cúpula o no tienen cargo en el gobierno, son carne de cañón de una mafia familiar, que es hora que los oaxaqueños conozcan y difundan.

Su toma de protesta fue un inmejorable pretexto para la visita del presidente nacional, ese que no es de chocolate para hablar con Alejandro Murat, de quién sabe qué cosa. Pero tenga usted la certeza que por de que pudo venir a amenazarlo.

Por eso tantos encuentro con Peña nieto en tan corto tiempo. Alejandro –se lo puedo decir con las manos metidas en el fuego– no está negociando la ley. Sigue limpiando la casa.

¿Por qué tendría el gobierno de Alejandro Murat, que pagar una deuda de 2,500 millones que él no contrajo? ¿Por qué RAÚL RUIZ ROBLES, no les dirige con todas sus letras a Gabino Cué y su pandilla, nombre por nombre, una carta de reclamo para que paguen, con el dinero que nadie sabe dónde quedó, pero que es vox populi, se lo robaron e invirtieron en empresas familiares, paguen a los empresarios que sí están siendo engañados y sufriendo o quebrados?

Tiene lógica. Si alguien estuviera protegiendo a Gabino, no es el Gobierno estatal; sino Gutiérrez Candiani, quien tiene en las manos la decisión de progreso material para Oaxaca y las inversiones millonarias que el gobierno federal le estaría entregando, para que Oaxaca y los estados que integran la Zona Económica especial detone y haga posible el milagro oaxaqueño.

¿Sabe usted cuánto dinero tiene en las manos Gutiérrez Candiani para cumplir las funciones que la ley, aún opaca, le señala para detonar sin predilecciones la zona sur del país? Son miles de millones de pesos que nuestro gobernador no va a aceptar como moneda de cambio, para que los órganos estatales y nacionales encargados de fiscalización, procuración y administración de justicia, hagan silenciosamente su trabajo. De ahí los cambios en el Poder Judicial y en la Fiscalía.

Alejandro Murat no presentó con rubor su tres de tres. Tiene su vida y la de su familia resuelta. No ganó la elección para hacer dinero; vino a hacer historia. Lo conozco.

Hasta aquí muchos, pero muchos, dirán que estoy arrojándome cual tapete a sus pies; que me pagaron por escribir lo que usted está leyendo; que es un artículo a gritos cuyo redactor es un busca chambas y algunas otras linduras más. Su descontento puede obedecer a una infinidad de razones, pero seamos tolerantes y fríos y tomemos nota de lo que a continuación le dejo a la reflexión.

Si me equivoco, no es dolosamente, pero ya estuvo bueno de repetir las mismas mentiras una y otra vez, esperando que se conviertan en verdades.

Muchos señalan al gobernador de encubridor. No tiene lógica. Si Gabino le hubiese entregado el estado, no hubiese ganado la elección con el considerable margen con el que la ganó. A esas alturas, imploraba impunidad que se le negó y que tenemos que impedir, uniéndonos en torno a Alejandro Murat, que con los pantalones bien fajados, está dando soluciones, no pretextos, que hay de sobra.

Gabino, si es que no pisa la cárcel ni devuelve y hace devolver a sus secuaces todo lo que se robaron, no es por un pacto con el gobierno. Más bien con su tabla salvadora, Gutiérrez Candiani, ante quien el cortesano Castillo palidece.

Con el poder tras el trono del CONSEJO COORDINADOR EMPRESARIAL se insertó en las altas esferas del gobierno, Gabino no necesitaba ya un acuerdo político casero que nunca se le aceptó. Con la sombra protectora de alguien que se habla incómodamente de tú con las  más altas autoridades, no solamente conseguiría impunidad, sino antes de dejar el poder y a manera de venganza, hizo el mayor daño posible que se le pudiera seguir haciendo a Oaxaca.

Hizo el boquete más grande. Consiguió la autorización de los diputados locales para un nuevo préstamo y logró que la banca privada hiciera un cálculo exacto de otro préstamo, para asegurarse de que Oaxaca quedara en Buró de Crédito, es decir, que ya nadie, ni el banco mundial, ante el que se habían adelantado gestiones, nos prestara un solo peso.

Con una bancada federal priista oaxaqueña visiblemente en contra en contra, con una Legislatura local que pretendía seguir el ejemplo de sus homólogos federales y con servidores públicos de su gabinete legal y ampliado tocado por la incompetencia y la arrogancia y que se dejó seducir por el canto de las sirenas, Oaxaca no tenía destino. El golpeteo era constante. Pero se consiguió a iniciativa personal y apoyado por uno que no es su partido, el presupuesto histórico que aprobaron todos los legisladores oaxaqueños.

Gabino nos dejó como el estado más pobre de México.

¿El presidente de Coparmex Oaxaca tiene parentesco con altos funcionarios de los Servicios de Salud? Por eso se esconde, no da la cara. Se sabe vulnerable y tan joven como nuestro gobernador, le tiemblan las piernas ante los reporteros de investigación, que encuentran en el primer círculo de la Secretaría y del Seguro Popular, sospechosamente, los mismos apellidos. No tienen más que jalar la hebra de la madeja y esa hebra se llama RAÚL RUIZ ROBLES, la marioneta perfecta que se esconde y se despierta esperando que su nombre no aparezca en ninguna columna política o artículo de opinión.

Y es que Gabino buscó blindarse por todos lados y por todos los medios. Del operativo recientemente llevado a cabo en Juchitán que culminó con la captura del capo del lugar, cuyo hermano estaba escondido en puebla bajo el cobijo y la complicidad de José Antonio Arroyo González, ORDEÑANDO LOS DUCTOS DE PEMEX y a la sazón VICEPRESIDENTE de la mayor organización de GASOLINEROS DE OAXACA (EGEO) en cuya primera toma de protesta se declararon “grandes aliados” de GABINO CUÉ y propalaron que tenían en él a UN GRAN ALIADO.

EGEO (Empresarios Gasolineros del Estado de Oaxaca) aglutina 150  de las 210 estaciones de servicio en el estado, cuyos propietarios (algunos de ellos ampliamente conocidos) pertenece a la ONEXPO (Organización Nacional de Expendedores de  Petróleo) y ésta a su vez a COPARMEX NACIONAL y al CONSEJO COORDINADOR EMPRESARIAL.

¿Para qué pactar con Alejandro teniendo ese nivel de protección lícito e ilícito; hipócrita y violento? ¿Qué sentido tendría, solicitar un préstamo más, de último minuto asegurándose de dejar a Oaxaca en buró de crédito, es decir, sin acceso a ningún tipo de financiamiento, además de la escalofriante deuda? Era el principio de una venganza que no cesa, pero tampoco les resulta.

Pero aquí estamos, con un joven gobernador incansable que, siempre de buen talante, nos hace recordar con optimismo en sus mensajes, que los buenos somos más y la importancia de sus relaciones personales con actores de primer nivel, que han hecho posible que Oaxaca se levante de sus cenizas, con pleno respeto a la ley.

LA COPARMEX OAXACA Y EL CONSEJO COORDINADOR EMPRESARIAL, por dolo o ignorancia, habían ya desvirtuado sus funciones, ya no digamos teóricas, sino la MISIÓN, VISIÓN y OBJETIVOS, de los que se llenan la boca sus dirigentes y dan con sus discursos, manifiestos, COMUNICADOS de PRENSA o cualquier mensaje, aunque no tenga emisor ni destinatario concreto, seguridad a quienes de buena fe, depositan el futuro de su patrimonio en sus manos y confían ciegamente en sus líderes que aparentan solidaridad y efectiva interlocución con los actores gubernamentales; desde los Presidentes Municipales hasta los gobernadores, cuando en realidad, son un grupo que PRESIONA a las autoridades a través de sus líderes nacionales, institucionales o de facto, mientras aquí se esconden de la autoridad, lo medios de comunicación y gravemente  de sus propios agremiados.

Alejandro Murat, muy probablemente, es el gobernador que más veces se ha reunido con el Presidente de la República. ¿Para qué? No para pedir clemencia para el histórico saqueador de nuestro estado, sino para presentarle las propuestas de planeación, saneamiento y solventación, que algunos de sus más eficaces hombres motejados “mireyes”, “toficos”, “Yupies”, etc., formulan a diario. ¿Por qué ellos? Porque para algo deben servir sus maestrías y doctorados, que no presumen para obtener una chamba y que trabajan con el tiempo encima y bajo presión.

¿Qué pasa? Y se los digo a ellos que siguen recorriendo las ruta de lo robado, dependencia por dependencia; desde el primer, hasta el último centavo que puede estar en el bolsillo de Gabino, del Coco Castillo, o de algún otro empresario INSERTO, en las instituciones de poder, se obsesionó con amasar fortuna y poner ayer, hoy o mañana una empresa que le de solvencia para que nadie, nunca más le volviera a comparar con “el aguarrás”.

¿Dónde se comenzó a jalar la hebra? Acertó usted –amable lector–: en los SERVICIOS DE SALUD, incluyendo al SEGURO POPULAR, sin duda, la POLÍTICA PÚBLICA más noble del gobierno que permite a los que menos tienen a acceder gratuitamente a su derecho constitucional a la salud. Las enfermedades no avisan.

¿Y sabe usted, qué? El SEGURO POPULAR fue la institución más saqueada de todas, junto con el IEEPO Y SEGURIDAD PÚBLICA. Sabe por qué no habrían cesado fulminantemente a ALBERTO ESTEVA que tenía antecedentes de robo en la monstruosa exruta 100 de la hoy Ciudad de México? Porque de SERVIDOR PÚBLICO, habría pasado a ser CÓMPLICE Y SOCIO. No lo sé de cierto, pero lo supongo.

En síntesis, los textos de COPARMEX, mejor dicho de RAÚL RUIZ ROBLES, previamente revisados y palomeados, al gobernador, son mero protocolo; falsa intención de abogar por sus agremiados e intentos de linchamiento social y empresarial al gobernador del Estado que ha “aguantado vara”, a sabiendas de que se están protegiendo por varios frentes, los intereses de Gabino y compañía y de sus empresas fantasma.

Mire usted, que aún duda. RAÚL RUIZ ROBLES tiene una relación de PARENTESCO con su antecesor como presidente de COPARMEX OAXACA, MARIO CRUZ ESCAMIROSA, proveedor, entre otras curiosidades de chalecos balísticos aquí y en otros estados; MARIO CRUZ ESCAMIROSA ES HERMANO de MIRIAM CRUZ; MIRIAM CRUZ es (lo digo con respeto) ESPOSA DE GERMÁN TENORIO, el protagonista del desfalco de más de 2 MIL MILLONES DE PESOS, con lo que se pudo haber pagado a los agremiados a la COPARMEX; y MARIO CRUZ ESCAMIROSA es funcionario DE LA COMISIÓN DE LAS ZONAS ECONÓMICAS ESPECIALES, a cargo del poder tras el trono de COPARMEX NACIONAL y sus más de 30 mil socios o miembros: GERARDO GUTIÉRREZ CANDIANI.

Para no hacer  este ARTÍCULO DE OPINIÓN más extenso, en aras de la precisión, NO ES ALEJANDRO MURAT el protector de Gabino. Repito, no tiene lógica.

Alejandro Murat no es obsesivo de poder ni de dinero, aunque lo tenga. Sígale usted la huella, revise su cuenta de Twitter, la de Facebook.

El asunto está en manos de la federación a través de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y de los diputados federales. Lo que Benjamín Robles está promoviendo ante el Congreso local es puro protagonismo para no perder vigencia y se le tome por redentor.

Lo que se tiene que hacer señoras y señores miembros de COPARMEX OAXACA es exigir una explicación a su “LIDER”, RAÚL RUIZ ROBLES, de por qué no les explico, o no les explicó bien, los requisitos que la BANCA DE DESARROLLO, que fue un oasis en medio del desierto, exige para poder liberar los pagos y que RAÚL RUIZ ROBLES o MARIO CRUZ ESCAMIROSA, si Raúl no puede, por qué el estado retiene un porcentaje que no es para nadie más que como una suerte de rédito, para  la misma Banca de Desarrollo. No había de otra.

Yo no estoy de acuerdo con que el miedo a la verdad, intente distraer al gobernador en sus funciones y gestiones. Ni que los buenos que somos más compartan estas verdades por miedo a su integridad o la de sus familiares. Quienes amamos a Oaxaca y la queremos en paz y próspera tenemos que exigir, sin miedo que RAÚL RUIZ ROBLES le EXPLIQUE a su “CONSEJO DIRECTIVO” y que dé la cara al pueblo de Oaxaca para decir la verdad: que esos 2,500 MILLONES de pesos de dinero público, le encargaron que queden en FAMILIA.

@MoisésMolina

error: Contenido protegido !!