Una buena higiene postural ayuda a evitar el ausentismo laboral

* Los dolores de espalda son la segunda causa de visita al médico y la principal en incapacidad laboral

* Las largas horas de sedentarismo en la oficina ocasionan lesiones que podría impedir el quehacer de las actividades laborales y provocar ausentismo

Oaxaca, Oax.- Las lesiones en espalda son un problema de salud pública consideradas por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) como la principal causa de incapacidad laboral, generando un impacto económico, tanto para las empresas como para el trabajador.

Según el IMSS, al año se reportan 908 mil pacientes que llegan a medicina familiar con dolores en espalda. Estos trastornos son la primera causa de atención en el área de medicina física y rehabilitación.

A lo largo del día, las personas adoptan diferentes posturas y así adquieren malos hábitos, por ejemplo: estar mucho tiempo en la misma posición, movimientos repetitivos, realizar posturas forzadas y mantenidas, y aunado a esto, se encuentran el sedentarismo y la obesidad, mismos que contribuyen a generar problemas de espalda. Por ello, se debe considerar el cambio de hábitos y estilo de vida que ayuden a reducir cualquier problema futuro, como la higiene de columna, conjunto de indicaciones que nos ayudan a mantener una postura correcta y alineada para así proteger a la columna vertebral y evitar lesiones de espalda y extremidades.

Es importante mantener el cuerpo erguido de manera que la cabeza, los hombros, la cadera y los tobillos se encuentren alineados, según explica el doctor Ernesto Núñez Nava, médico rehabilitador del Centro de Especialidades ABC en el sur.

“La relación que guardan los diferentes segmentos debe encontrarse en una línea recta, esta va desde la cabeza y tiene que pasar por el hombro, cadera y llegar hasta el tobillo. Si esta línea imaginaria atraviesa estas partes del cuerpo se podrá decir que la postura es correcta, pero si se encuentra por delante o por detrás de ella, se debe corregir”, afirmó el especialista.

Uno de los principales malestares de los pacientes es la presencia de contracturas musculares a la altura del cuello, espalda y hasta la cadera, debido a malos hábitos posturales adquiridos durante las largas horas que pasan frente a un escritorio, mismos que generan lumbalgias o problemas como el síndrome del túnel del carpo, agregó el médico.

Lo recomendable es practicar algún deporte o ejercicio que fomente músculos y huesos fuertes, resistentes y elásticos. En caso de presentar dolor, se debe consultar al médico y seguir las recomendaciones necesarias para un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Con el fin de evitar cualquier dolor se recomienda tomar las siguientes precauciones:

Cuando se está sentado:

Apoyar ambos pies y mantener las rodillas en un ángulo de 90 grados.

Permanecer con la espalda pegada al respaldo mismo que debe de permitir la curvatura normal de la espalda.

Procurar levantarse cada hora, caminar, estirar y relajarse por cinco minutos.

La silla debe de estar cerca del escritorio para evitar inclinarse hacia adelante y no encorvarse.

Mantener brazos y codos apoyados.

En la computadora:

Los ojos deben quedar a 45 cm de distancia.

El teclado debe estar al mismo nivel que los codos.

Al estar de pie:

Se recomienda poner un pie más adelante que el otro y cambiar la posición con frecuencia

Al inclinarse:

Al recoger algún objeto del suelo, flexionar las rodillas y mantener la espalda recta.

Al levantar objetos pesados:

Evitar curvar la espalda, lo ideal es doblar las rodillas y apoyarse firmemente con los pies.

Levantar los objetos solo hasta la altura del pecho.

Al empujar y jalar objetos, hacerlo cambiando el peso del cuerpo de un pie a otro.

Al estar acostado:

En posición fetal, las caderas y rodillas deben estar igualmente flexionadas; con el cuello y cabeza alineados con el resto de la columna.

Al sentarse o levantarse seguir estos pasos:

Apoyar las manos en los descansabrazos, en el borde del asiento, en los muslos o rodillas.

Deslizarse hacia el borde de enfrente del asiento, moviendo ligeramente uno de los pies hacia atrás para apoyarse e impulsarse

No levantarse sin apoyo.

 

error: Contenido protegido !!