Lupus, una enfermedad que cambió la vida de Daniela López

* Desde hace 11 años fue diagnosticada con lupus eritematoso sistémico y su vida cambió tras esta enfermedad; sin embargo, sabe que hay que asimilarla para vivir con ella

Oaxaca de Juárez, Oax.- “El Lupus es una enfermedad que nos vuelve a otra realidad y sí nos cambia la vida, pero debemos aprovechar estos cambios para convertirlos en oportunidades y tomar decisiones que nos lleven a concretar lo que queremos para nuestra vida”, es el mensaje que comparte Daniela López Cervantes, quien desde hace 11 años padece esta enfermedad.

Era el año 2007 cuando Daniela López de tan solo 24 años de edad fue diagnosticada con lupus eritematoso sistémico, considerado el más común y que afecta a muchas partes del cuerpo. Recién egresada de la universidad en la carrera de Ciencias de la Educación, su vida cambió y tomó consciencia de esta enfermedad, por lo que tuvo que aprender a vivir con ella.

“Fue un año después de concluir la carrera cuando recibí el diagnóstico de la enfermedad; tenía muchos planes y proyectos a realizar. En el momento no ocurrió nada, investigue sobre esta enfermedad, pero al año tuve una recaída a nivel emocional y empecé a dudar de mis proyectos y todo lo que no podía vivir”, resalta López Cervantes.

En ese año, después de un episodio de sufrir una recaída a nivel salud, Daniela sufrió de fiebre y dolor de cabeza intenso durante muchos días, así como dolor articular hasta el grado de no poderse mover; le comentó a su mamá, quien la acompañó con una especialista en reumatología y después de una serie de estudios de laboratorios e historial médico, le diagnosticaron lupus.

El diagnóstico en ese momento fue el lupus y una depresión leve. Recuerda que estaba perdiendo el rumbo de su vida, se preguntaba cosas sobre ella, cómo ejercer su carrera y cómo seguir con la vida a la que estaba acostumbrada.

La vida cambia –continúa Daniela López– te haces más consciente de tu salud, lo que comes, de tu cuerpo y creo que los cambios son bastante buenos para entender la enfermedad y vivir con ella. Es importante asimilar los cambios.

Importante la intervención multidisciplinaria

“El tratamiento de manera general consiste en tomar medicamentos corticosteroides, así como inmunosupresores para reducir las defensas que produce nuestro cuerpo. También hay otros medicamentos que controlan el dolor, energía y algunos medicamentos antimaláricos, que pese a que son para tratar la malaria se ha descubierto que también sirven para este tratamiento de lupus”, relata.

Daniela López sabe que para sobrellevar esta enfermedad que no tiene cura, es importante el acompañamiento multidisciplinario, así como de la familia, amigos, pareja y las personas más cercanas. “Yo no podría sola, ha llegado el momento que he necesitado ayuda y me la han brindado, pero también me ha tocado ver gente que se va y otra que se queda”, comparte.

“Un día normal es levantarme con dolores articulares en mis manos y piernas, que a veces no me permiten la movilidad. Necesito más descanso de lo habitual después de realizar actividades intensas, hay que tener cuidado con el sol pues puede brotar el lupus, cuidarse de infecciones, cuidar la alimentación, hacer un poco de ejercicio, es un cambio grande en mi vida”, comparte.

Acompañamiento, fundamental para vivir con la enfermedad

Regularmente, Daniela necesita descansar de seis a ocho horas, pero cuando tiene actividades que son fuera de oficina o campo necesita recuperar esta energía con siestas vespertinas.

“Pese al lupus y/o adversidades que hay puedes lograr cuanto tú te propongas, sí hay límites, pero si se puede salir adelante. Es cierto que hay momentos que las recaídas no te permiten presentarte a tu trabajo, las citas médicas de control son constantes y hay que pedir permisos; para poder lograrlo hay que entender lo que pasa contigo y hablarlo con los jefes inmediatos y personal de recursos humanos, para hacer entender la situación en la que se encuentra una”, recomendó López Cervantes.

El lupus que padece Daniela actualmente se encuentra en un “receso”, no ha presentado síntomas de alarma, pero día a día le recuerda su condición física que tiene una enfermedad, pues ocasionalmente sufre de dolores menos intensos, como dolor de cabeza, náuseas dispersas, menos fuertes que cuando lo tiene activo.

“La discriminación que existe hacia las personas que padecemos lupus se debe a la falta de conocimiento de esta enfermedad. No es contagioso, no es totalmente incapacitante, por ello es importante dar a conocer esta enfermedad”, finalizó.

Para ello, del 7 al 15 de mayo, la Regiduría de Ecología y de Grupos Vulnerables en colaboración con el grupo LUPUS Oaxaca “Apoyando e informando”, pusieron en marcha una campaña de concientización que consistió en informar sobre este padecimiento e iluminar de color morado el Palacio Municipal y la Fuente de las Ocho Regiones.

¿Qué es el Lupus?

La enfermedad denominada Lupus afecta a mujeres, hombres y niños; no tiene cura por el momento, pero si hay tratamientos que se utilizan de otras enfermedades o apenas están logrando controlarla en algunos pacientes con ciertas características.

Los riesgos más graves para la salud son la enfermedad cardiovascular, la enfermedad renal y el accidente cerebrovascular.

Existen varios tipos de lupus: el eritematoso sistémico, considerado el más común y afecta a muchas partes del cuerpo y el eritematoso discoide, que causa un sarpullido en la piel que es difícil de curar.

Además del lupus eritematoso cutáneo subagudo, que causa llagas en las partes del cuerpo que están expuestas al sol; el secundario, causado por el uso de algunos medicamentos y el lupus neonatal, un tipo raro de lupus que afecta a los bebés recién nacidos.

 

error: Contenido protegido !!