El peligro de que tu perro beba agua estancada de la calle

* Los perros están en riesgo si nadan o beben agua estancada, a causa de las bacterias del género leptospira, la cual  puede provocar graves daños hemorrágicos, hepáticos, renales, pulmonares e incluso la muerte

* La leptospirosis prevalece en climas cálidos y húmedos. Los casos aumentan en temporada de lluvia

* 10 millones de personas se infectan de leptospirosis a nivel mundial cada año, los transmisores más comunes son los perros y las ratas

Sacar a pasear a tu perro regularmente, sin duda, tiene grandes beneficios para su salud, pues les ayuda a mejorar el vínculo afectivo, a socializar, controlar su ansiedad, así como a brindarles una mayor y mejor actividad física; por esta última razón, es muy común verlos sacar su lengua e ir en búsqueda de un sitio para poder hidratarse. Pero, ¡ojo!, si eres de los dueños que les permite beber de los charcos, fuentes, cubetas o cualquier sitio donde el agua esté estancada o poco higiénica, podrías ponerlo en peligro más de lo que te imaginas y no sólo a él, sino también a tu familia, asegura la farmacéutica veterinaria Boehringer Ingelheim Animal Health.

Relativamente se conoce poco sobre ella, pero existe una enfermedad llamada leptospirosis provocada por una bacteria del género leptospira, que es adquirida con más frecuencia en climas tropicales, cálidos y húmedos, sin embargo también en zonas urbanas donde el agua no fluye, y la cual puede prevalecer durante días o meses según las condiciones le sean favorables.

De acuerdo a la OMS, esta enfermedad afecta tanto a animales como humanos, provocando graves daños hemorrágicos, hepáticos, renales, pulmonares e incluso la muerte; considerándola un problema de salud pública. Se estima que al año 10 millones de personas se infectan de leptospirosis a nivel mundial y los transmisores más comunes son los perros y las ratas.

La bacteria se aloja en los riñones de los animales contaminados y es excretada por medio de la orina. Nuestros perros se contagian si su piel raspada o sus mucosas como ojos, boca o nariz, entran en contacto directo con la orina, agua, suelo o comida infectada.

Debido a la amplia gama de síntomas como lo son: vómito, anorexia, letargo, depresión y fiebre elevada, la gente suele confundirla con otras enfermedades. Es importante mencionar que el tiempo entre la infección y la aparición de dichos síntomas es de 4 a 10 días, por lo que es importante actuar con rapidez y acudir con nuestro médico veterinario para garantizar la vida, salud y bienestar de nuestras mascotas, así como la de todos los integrantes de la familia.

Para evitar que nuestros fieles compañeritos de cuatro patas se expongan a esta grave enfermedad y sus paseos cotidianos por la calle sigan siendo seguros y divertidos, la farmacéutica veterinaria Boehringer Ingelheim Animal Health hace una serie de recomendaciones a los dueños de mascotas.

1.     Evitar que beba o se exponga a aguas estancadas: (charcos, cubetas, pantanos, ríos). Trata de llevar en una mochila una botella con agua limpia y un traste para que tu perro pueda hidratarse.

2.     Tapa orificios donde puedan ingresar los roedores, elimina la basura y los olores que puedan ser blanco fácil para que se acerquen.

3.     Lava frecuentemente los platos donde los alimentas, así como sus casas, camas y juguetes.

4.     ¡Vacúnalos!, actualmente existen en México vacunas recombinantes contra la Leptospirosis que brindan una protección dirigida y eficaz a nuestros perros.

5.     Y por último, llévalo frecuentemente al médico veterinario, recuerda que la prevención es clave. Porque cuando nuestros perros están sanos, la familia también lo está.

error: Contenido protegido !!