Diputado ATM urge a gobiernos a detonar desarrollo del Istmo de Tehuantepec

Oaxaca, Oax.- El diputado local del Morena, Arturo Toledo Méndez, presentó un Punto de Acuerdo por el que la 63ª Legislatura del Congreso del Estado exhorta respetuosamente a los titulares de la Delegación en el Estado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno Federal, y de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Pesca y Acuacultura del Gobierno Estatal, para que en el ámbito de sus respectivas atribuciones,  apliquen con eficacia y eficiencia los recursos presupuestarios federales y estatales correspondientes al ejercicio fiscal 2018 que fueron etiquetados para gastos de inversión en proyectos de diversificación productiva y de tecnificación del campo, a fin de promover el desarrollo económico y fomentar la comercialización de productos agropecuarios en el estado de Oaxaca, el cual fue aprobado de urgente y obvia resolución.

Al respecto, el diputado de Morena señaló que la región del Istmo de Oaxaca es la región más grande, abarca una superficie de 20,755.26 kilómetros cuadrados, se subdivide en 41 municipios agrupados en dos distritos: Tehuantepec y Juchitán. La región representa la segunda concentración poblacional del estado y constituye 15.9% de su población total, es una zona en la que se concentra cerca de 1,200,000 personas.

Añadió que en la región del Istmo predomina la población indígena de las etnias: zapoteca, mixe, chontal, huave y zoque. Se encuentra una concentración de población de 3 años y más que hablan alguna lengua indígena (32.8%), cifra muy similar al promedio estatal (32.2%), dijo.

Las actividades económicas en la zona urbana están basadas en el comercio, mientras que en el área rural en agricultura, ganadería, actividades forestales, pesca rivereña y acuacultura.

El sector primario se caracteriza por su agricultura de temporal y riego, ganadería de libre pastoreo, estabulado, semiestabulado por tratarse de una zona de muy alta marginación donde producen alimento para autoconsumo debido a la topografía de sus terrenos irregular y temporal de lluvia insuficiente.

El grado de marginación entre alto y muy alto alcanza hasta el 49% de sus municipios. La pobreza moderada es de 42% y la pobreza extrema es de 18%.

En materia de producción agrícola, ocupa el tercer sitio con el 15.7% de la producción anual estatal, de cuya producción se desprende que en sus territorios se cosecha el 42% de alimentos para ganado y el 19% es de maíz, según el Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

En la región del Istmo, añadió, en el sector ganadero se realizan actividades intensivas y semi-extensivas, contando con un aproximado de 625,000 cabezas de bovino y 20,000 de ovinos, la cual el 85% en la producción de carne y el 15% en la producción de leche, la comercialización de carne se comercializa en el mercado local y regional, la leche en sus derivador en queso, quesillo y crema en el mercado local.

Respecto a la actividad apícola, se desarrolla en la zona oriente con 115 productores entre libres y organizados, ocupa actualmente el quinto lugar regional en producción de miel, la zona húmeda de Matías Romero y la actividad apícola de menor proporción.

En la región del Istmo las actividades relacionadas a la acuacultura rural se desarrolla mediante estanques construidos de material industrializado y material de geo-membrana para cultivos de la mojarra tilapia, cuya producción se destina al consumo local y regional.

Por otra parte, la herbolaria, conocida también como medicina alternativa, es una tradición médica muy antigua y trasmitida de generación en generación, basada en el uso de plantas y hierbas para prevenir y curar las enfermedades.

La población indígena del Istmo ha sido protagonista en esta práctica, que se ha constituido como un método altamente efectivo y practicado durante miles de años, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido su efectividad al incluirla en los esquemas públicos de salud.

Por ello, las poblaciones indígenas del Istmo han desarrollado técnicas para el cultivo y preservación de las plantas medicinales, fomentando su protección a través de prácticas como la reforestación.

No obstante, recordó el legislador, la región del Istmo el 7 de septiembre de 2017 enfrentó la devastación con el sismo suscitado en la entidad, dejando en condiciones de extrema vulnerabilidad a nuestros pueblos istmeños y ocasionando que las familias no pudiesen concretar proyectos productivos o actividades para la comercialización de sus productos agrícolas y acuícolas.

Cabe mencionar que a nivel federal, hay al menos dos pretensiones gubernamentales dirigidas a detonar el desarrollo en el Istmo de Tehuantepec: el Proyecto Transístmico y la Declaratoria de Zona Económica Especial, ambos emprendidos por el actual Gobierno de la República y pausados actualmente por la falta de planeación estratégica, de proyectos concretos a corto y mediano plazo y de la ausencia de la asignación presupuestaria correspondiente.

Es por esos motivos, que la situación social y económica del Istmo se aprecia como crítica, y aun con su riqueza y variedad como ecosistema y población económicamente productiva, se agrava en perjuicio de los más vulnerables, poniendo de manifiesto una realidad social que puede conducir a un declive en la calidad de vida de la población sin precedentes, independientemente de agravar otras cuestiones como el desempleo, la migración o la inseguridad.

Por ello, es necesaria la intervención gubernamental para un verdadero impulso para la región, “particularmente considero viable que la Sexagésima Tercera Legislatura del Honorable Congreso del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, exhorte respetuosamente a los titulares de la Delegación en el Estado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno Federal, y de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Pesca y Acuacultura del Gobierno Estatal, para que en el ámbito de sus respectivas atribuciones,  apliquen con eficacia y eficiencia los recursos presupuestarios federales y estatales correspondientes al ejercicio fiscal 2018 que fueron etiquetados para gastos de inversión en proyectos de diversificación productiva y de tecnificación del campo; a fin de promover el desarrollo económico y fomentar la comercialización de productos agropecuarios en el Estado de Oaxaca”, añadió.

En conclusión, dijo ante sus pares, es necesario que ejecutar acciones gubernamentales para incentivar el desarrollo productivo de la región del Istmo de Tehuantepec, buscando por todos los medios abatir el rezago en que se encuentra esa región del sureste mexicano.

error: Contenido protegido !!